CPRAC CPRAC

Subscríbete al SCP News

Seguridad

7 + 8 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba el resultado. Por ejemplo, para 1+3, escriba 4.
Archivo de noticias » Aditivos tóxicos en plásticos: Peligros ocultos relacionados/vinculados con los productos plásticos comunes

Aditivos tóxicos en plásticos: Peligros ocultos relacionados/vinculados con los productos plásticos comunes

29 Septiembre 2020 | Actualizado: 30 Septiembre 2020

Las sustancias químicas tóxicas preocupantes usados ampliamente en los productos plásticos más comunes pueden obstaculizar el impulso de la economía circular. Se ha elaborado un nuevo informe, coordinado por el Centro de Actividad Regional para el Consumo y la Producción Sostenibles (SCP/RAC) con sede en Barcelona, al servicio del Convenio de Estocolmo y del Convenio de Barcelona, en colaboración con la Red Internacional de Eliminación de Contaminantes (IPEN) con el fin de ilustrar la amplia evidencia de componentes químicos tóxicos en los plásticos que pueden dañar la salud humana y ambiental e impedir una economía circular saludable/sana/responsable.

Descarga la publicación en Inglès | Francès  | Español | Arabic 

 

“Los aditivos tóxicos del plástico y la economía circular” hace referencia a una vasta evidencia de reconocidos artículos científicos y jornales sobre los grupos más preocupantes de productos químicos utilizados en la producción de plástico. El informe identifica "sustancias preocupantes" en los plásticos que representan un riesgo para la salud humana y ambiental, incluidos los retardadores de llama, productos químicos perfluorados, ftalatos, bisfenoles y nonilfenoles. Estas sustancias, muchas de las cuales son sustancias químicas que alteran el sistema endocrino, son aditivos tóxicos en los plásticos que se utilizan comúnmente en los productos de consumo cotidianos, así como los juguetes para niños, envases de alimentos, productos electrónicos, textiles, tapicería y muebles.

El informe cubre la presencia y el impacto de los productos químicos peligrosos de interés en todas las etapas del ciclo de uso de productos plásticos, desde la producción y el uso, hasta el reciclaje y el vertedero, la incineración, la conversión de residuos en energía y la acumulación terrestre y marina, y aborda sus impactos asociados en salud humana, de la biota marina y del medio ambiente.

Las consecuencias para la salud humana de los químicos disruptores endocrinos comúnmente usados en plásticos incluyen alteración de la función tiroidea, impactos reproductivos, obesidad, sistema inmunológico, aumento del daño, aumento del riesgo de cáncer e impactos en el desarrollo neurológico y cerebral. Los aditivos tóxicos también afectan a la vida marina y esto es particularmente preocupante en la Región del Mediterráneo, considerada un hotspot de biodiversidad.

“La pandemia de COVID-19 ha ilustrado los vínculos entre la salud ambiental y el bienestar de las sociedades humanas. Ahora es el momento de actuar sobre la base de la ciencia para reducir los aditivos químicos tóxicos de los plásticos y la contaminación en todas sus formas y buscar formas sostenibles en las que podamos vivir en armonía con la naturaleza. Domar el leviatán de basura plástica, que sofoca la vida marina y libera sustancias altamente peligrosas en el medio ambiente, debe convertirse en una prioridad ”, dijo Gaetano Leone, Coordinador del PNUMA / PAM — Secretaría del Convenio de Barcelona. Hay muchos pasos que se pueden tomar para recuperarse de forma inteligente de COVID-19. Abordar la pandemia del plástico es un paso gigantesco hacia un renacimiento verde en Mare Nostrum, observó Leone.

 

Los modelos de economía circular están diseñados para eliminar el desperdicio, reconstruir el capital natural y mantener los productos, materiales y moléculas fluyendo de manera efectiva a través de la economía a su valor más alto. Según este enfoque, los plásticos que contienen sustancias químicas peligrosas pueden exponer continuamente a los ecosistemas y a las personas a agentes nocivos. Esto es de especial preocupación con los plásticos reciclados que contienen COP (contaminantes orgánicos persistentes), que están prohibidos o regulados en convenciones químicas internacionales, incluido el Convenio de Estocolmo.

Rolph Payet, Secretario Ejecutivo de la Secretaría de BRS, declaró: “Existe una amplia variedad de aditivos químicos en los plásticos, algunos de ellos han sido identificados como contaminantes orgánicos persistentes (COP) y ahora están incluidos en el Convenio de Estocolmo, por ejemplo, retardadores de llama bromados y repelentes de agua fluorados. Sin embargo, es un desafío para los países gestionar los COP y otros productos químicos peligrosos que se agregan a los plásticos a lo largo de su ciclo de vida, incluso cuando los desechos plásticos finalmente se eliminan o reciclan. También necesitamos transparencia sobre qué plásticos contienen qué aditivos, para permitir su posterior gestión ambientalmente racional. Insto a la industria y el mundo académico a intensificar sus esfuerzos para encontrar alternativas a dichos aditivos en los plásticos ”. Los esfuerzos para abordar el problema de la contaminación por plástico en el mundo deben abordar aún más las sustancias preocupantes que son omnipresentes /ubicuas en los desechos plásticos.

Los polímeros y sus aditivos se utilizan ampliamente en productos de consumo para fabricar fibras sintéticas, espumas, revestimientos, adhesivos y selladores. “Plásticos reciclados”: se ha demostrado que los plásticos de una variedad de fuentes que se han fundido, reformado y utilizado para fabricar nuevos productos contienen muchas sustancias químicas prohibidas, restringidas o peligrosas.

La publicación detalla las exposiciones tóxicas relacionadas con cada estado del ciclo de vida del plástico desde la producción hasta la eliminación. Se abordan tanto el vertido como la incineración. Las emisiones de sustancias peligrosas como las dioxinas son el resultado de la combustión incontrolada de residuos plásticos y, en particular, de plásticos que contienen halógenos como PVC, politetrafluoroetileno, teflón o retardadores de llama bromados. Tecnologías como la prolisis o la combustión de polímeros fluorados o la dispersión de polímeros fluorados pueden provocar la formación y liberación involuntarias de COP fluorados (por ejemplo, PFOA), otros PFAS, otras sustancias tóxicas, sustancias que agotan la capa de ozono y gases de efecto invernadero. La publicación detalla cómo el control de la contaminación del aire en las tecnologías de incineración produce cenizas de incineración con uso intensivo de dioxinas altamente tóxicas.

El director de SCP/RAC, Enrique de Villamore destacó: 'Aprovechando el impulso que los pioneros han creado con respecto a la crisis global de residuos plásticos, debemos aumentar nuestra ambición e ir' más allá del reciclaje 'para abordar la contaminación plástica en su origen con estrategias de prevención sólidas asi como la innovación de materiales más seguros, promover la colaboración de la industria y garantizar la transparencia en toda la cadena de valor. El SCP/RAC continuará superando los límites y respaldando objetivos ambiciosos para una economía circular segura en los próximos años”.

 

Para abordar el problema, el informe pide estrategias coordinadas para reducir la producción y el uso de sustancias químicas preocupantes y evitar sustituciones lamentables en los productos plásticos. Se identifican cuatro enfoques clave para abordar los desafíos que plantean los aditivos químicos peligrosos para lograr una economía circular:

• Los materiales deben diseñarse de acuerdo con los objetivos de no causar daños al medio ambiente y la salud humana y lograr cero residuos.

• Se deben realizar inversiones para desarrollar nuevos materiales y sistemas más seguros que eviten la producción y uso de plásticos con aditivos químicos peligrosos y la sustitución de aditivos tóxicos por sustituciones lamentables.

• La colaboración de la industria será clave para que la industria asuma la responsabilidad de los materiales peligrosos que producen.

• Es necesario promover el etiquetado transparente de la composición química de los materiales plásticos.

 

“Este informe es importante porque ilustra los aditivos químicos peligrosos vinculados a las amenazas para la salud humana y el medio ambiente. Para garantizar una economía circular no tóxica, debemos garantizar un enfoque de precaución durante todo el ciclo de vida de los plásticos ", dijo la Dra. Sara Brosché, Red Internacional de Eliminación de Contaminantes (IPEN).

 

La publicación està disponible en Inglès | Francès  | Español | Arabic 

  -------

 

Publicado originalmente como documento de información para los delegados de la Conferencia de las Partes de los Convenios de Basilea y Estocolmo de 2019 por el Centro de actividad regional para el consumo y la producción sostenibles (SCP / RAC), centro regional del Convenio de Estocolmo sobre contaminantes orgánicos persistentes (SCRC -España) y el Convenio de Barcelona para la Protección del Medio Marino y la Región Costera del Mediterráneo, el informe fue elaborado con la participación activa de otros centros regionales de los Convenios de Basilea y Estocolmo, organismos internacionales y expertos que se sumaron al Grupo temático de basura marina

 

 

Volver

Sant Pau Recinte Modernista. Pavelló de Nostra Senyora de la Mercè Carrer de Sant Antoni Maria Claret, 167. 08025 Barcelona, Catalunya (Spain)