CPRAC CPRAC

Subscríbete al SCP News

Seguridad

2 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba el resultado. Por ejemplo, para 1+3, escriba 4.

Producción y consumo sostenible

Las sociedades se dan cada vez más cuenta de que sus actividades de producción y consumo representan un impacto progresivamente creciente sobre el medio. En efecto, la coyuntura actual, en la que los fenómenos de globalización aceleran a una velocidad vertiginosa la interconexión de los flujos de materiales, recursos y energía entre todos los puntos del planeta, hace que, si bien es cierto que los humanos podamos actualmente causar impactos mayores sobre la Tierra, también seamos más conscientes de la relación causa-efecto que nuestras actividades concretas provocan tanto en territorios alejados de nuestra ubicación, como a nivel mundial.



En definitiva: hemos incrementado nuestra capacidad de visualizar relaciones de causa-efecto que, hace sólo unos pocos años, no vislumbraban más que reducidos círculos académicos especializados. Hoy más que nunca, pues, lo local se convierte en global y viceversa. Es esta capacidad que hemos adquirido, de poder relacionar nuestras acciones concretas y finitas con efectos a gran distancia de nosotros y a gran escala, la que nos proporciona una oportunidad inestimable y un potencial de acción excepcional en todos los ámbitos, para llevar a cabo acciones con un impacto más global, en vistas a mejorar nuestro comportamiento con el entorno físico y social.


En este contexto, las sociedades han ido incrementando en los últimos años su percepción de la indisoluble interrelación que existe entre la producción y el consumo, debido en gran parte al papel cada vez más importante que el consumo insostenible ha ido tomando como motor de impactos a nivel ambiental, económico y social: impactos ya no tan causados directamente por la producción per se, sino por el elevado consumo, que sigue un ritmo sostenido y al que se asocia una cantidad creciente de energía y recursos.


Consecuencia de ello, se llevan a cabo cada vez más políticas públicas que integran ambas caras de la misma moneda, consumo y producción, de las que ya no se concibe que puedan ser tratadas por separado. Indicativo de esta creciente percepción es el número de estrategias nacionales que numerosos países han ido desarrollando recientemente sobre Consumo y Producción Sostenibles. Todo ello, impulsado por las Naciones Unidas desde la Cumbre de Johannesburgo en 2002, a través del Proceso de Marrakech. El Proceso de Marrakech, con el que el CAR/PL colabora, impulsa un cambio en las pautas de producción y consumo a nivel mundial, para conseguir un cambio en las tendencias actuales y hacerlas compatibles con el planeta y la actividad humana.


Esta tendencia llega al mismo tiempo que el desafío de mayor magnitud al que se ha enfrentado la humanidad, el cambio climático, y es ampliamente sabido que éste requiere una suma de esfuerzos, así como una acción efectiva, contundente e innovadora, a todos los niveles y de carácter inmediato. Por ello, el cambio climático fue definido como área de trabajo prioritaria en las agendas de los gobiernos, el programa de trabajo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), así como el del Plan de Acción para el Mediterráneo (PAM), entre muchos otros. Los años 2008 y 2009 se apuntan clave en la política mundial, puesto que prepararán el camino para adoptar, en 2009, la política más ambiciosa y global que se haya adoptado jamás respecto a cuestiones ambientales y de modo de vida en general, repercutiendo muy directamente sobre nuestros modelos de producción y consumo.

Calle Doctor Roux, 80 - 08017 Barcelona (España) Tel. +34 93 553 87 90 - Fax +34 93 882 36 37